Ratones

Todavía con la resaca estival demasiado presente, me vienen a la cabeza algunas imágenes que han marcado el panorama mediático de estas últimas semanas. Pero especialmente dos.

En plenas fiestas de Xàtiva, el archiconocido toro Ratón acababa con la vida de un hombre que poco pudo hacer ante los 500 kilos de animal que se le venían encima. Este desafortunado accidente, lejos de sentar cátedra para evitar ser repetido, reabrió un debate que ha sobrepasado las fronteras de la prensa nacional.

Tan sólo unos días después de que el angelito Ratón se cobrara una nueva víctima, su caché comenzaba a dispararse como la espuma. Youtube se llenaba de vídeos con las mejores actuaciones del animal, y a la puerta del despacho de su propietario llegaban, una tras otra, decenas de llamadas repletas de dinero. Poco importaba el precio. Todos querían tener a Ratón en sus fiestas. Y así fueron sucediéndose los carteles que anunciaban la llegada de la estrella al pueblo.

Pero no acaba aquí la historia. Gregorio de Jesús, el dueño del morlaco, quizá con un ápice de remordimiento por las travesuras de su pequeño, o puede que tan sólo obcecado por el dinero que con cada cogida de Ratón llegaba a sus manos, decidió poner en marcha una idea que, por innovadora, no deja de ser un tanto perversa. El hombre pensó que, con tal de evitar más desgracias, podría jubilar a Ratón antes de tiempo y destinarlo a semental. Una propuesta que ya había rondado su cabeza hace ahora unos tres años, y que ahora podría volver a coger fuerza.

Con decenas de Ratones atemorizando en los encierros de todos los pueblos de nuestro país, ¿qué flautista se encargará de llevárselos con su música a otra parte? Ortega Cano continuará jurando por sus hijos que él no había bebido.

Otra historia de sangre y crueldad me viene a la mente al acordarme de Ratón. Pocas semanas después de la muerte de aquel hombre, a unos cuantos kilómetros de su tumba, se disputaba en Barcelona el clásico por excelencia del fútbol español. Ya hemos perdido la cuenta de las veces en que Barça y Madrid han medido (literalmente) sus fuerzas. Pese a ello y como siempre, este encuentro iba a ser especial. Por muchas cosas, y también porque en juego estaba el primer título de la temporada.

Como si de un encierro se tratara, los toros blancos corrían detrás de los mozos blaugranas. Estos, haciendo circular el balón de una forma casi mágica, evitaban las continuas embestidas de los ya conocidos como “Guerreros de Mou”. Pero ya se sabe que si juegas con fuego es muy probable que acabes quemándote.

En las filas del Real Madrid no hay uno, sino varios Ratones. Gracias a una inversión en materia de I+D del tito Florentino, se pudo trabajar duro en los laboratorios merengues para clonar los genes más agresivos de los defensas ya temidos por toda la liga. Así, Pepe, Marcelo, Coentrao, Kedira y alguno que otro más siembran el pánico en el césped de cada plaza.

Fue finalmente Marcelo, el Ratón de la noche, quien protagonizó la cogida más espectacular. La víctima, un simpático turista que acababa de llegar a Barcelona y de recuerdo se llevó una cicatriz y un título de súper campeón. Mientras los servicios médicos saltaban al campo para socorrer a la víctima, el propietario del animal avivaba la polémica agrediendo a uno de los pastores.

Parece que este Real Madrid de Mourinho y sus Ratones, igual que el morlaco asesino de Xàtiva, engorda su caché con cada patada, con cada agresión y con cada declaración incendiaria en la posterior rueda de prensa. El resto de equipos, aunque atemorizados por los posibles efectos secundarios, esperan recibir a los toros de blanco para anunciar el espectáculo en sus taquillas.

De momento, todo está paralizado. Animales y personas abogan por una huelga que se antoja demasiado incierta. El resto de mortales, morbosos por naturaleza, esperamos con inquietud para ver la última actuación del Ratón de turno. El fútbol hace mucho que dejó de ser lo importante. 


Anuncios

Acerca de pauborreda

Periodista en Valencia
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

¿Te ha gustado? ¡Comenta y comparte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s