Pésame

Hoy, una compañera de trabajo con la que apenas he hablado un par de veces en estos últimos tres años, se ha acercado a mi mesa. Buscaba a otro chico, que lleva incluso menos tiempo que yo en la oficina.

Ella se ha mostrado muy contenta al verlo. Quizá, extrañamente demasiado. No sabía que tuvieran tanta relación. Me alegro mucho de verte, ha dicho ella. Y yo, ha contestado él. ¿Qué tal, todo bien?, ha preguntado. Y entonces ella ha roto a llorar.

En ese momento he caído en la cuenta de que la mujer de la que hablaban otros compañeros hace tan solo unos días era ella. Algo de un ramo de flores, un tanatorio y un entierro. Acababa de morir su marido.

Él le ha dado el pésame. Yo estaba justo detrás, a menos de un metro, y no me he atrevido a decir nada. La conversación no iba conmigo. Oficialmente no sabía nada. ¿Cómo debe actuarse en estos casos?

Ella ha regresado a su silla. Al rato ha vuelto. Entonces sí, me he visto moralmente obligado a acercarme y transmitirle mis condolencias. Como dando a entender que mi compañero me lo había explicado. Antes no podía hacerlo, nadie me lo había contado. ¿O sí? ¿Escuchar de fondo una conversación e imaginar de quién se está hablando ya me legitima a mostrarle mi apoyo?

Un apoyo que, si lo pensamos fríamente, es en cierto modo fingido. No conozco a esta mujer y no he hablado con ella más que de trabajo, y en contadas ocasiones. Una compañera lejana, como uno de esos familiares con los que coincides en una boda y quizá no vuelvas a ver nunca más. ¿Qué código social debe regir una relación así?

Dos besos, un estoy aquí para lo que necesites y un gracias de cortesía. Es extraño cómo el protocolo no escrito se abre paso en estos casos. De ser al revés, ¿me gustaría que respetaran mi intimidad aquellos con los que ni siquiera tengo relación? ¿O preferiría una muestra de apoyo de algún desconocido, aún a sabiendas de que no es más que un mero trámite?

No he sabido contestarme.

He apagado el ordenador y me he ido a casa.

Acerca de pauborreda

Periodista y fotógrafo
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Te ha gustado? ¡Comenta y comparte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s