Yayo

A mi yayo Pepe

Como si de una plaga venenosa se tratara, le invade y recorre, rápidamente, hasta el último rincón de sus entrañas. La inquietud por conocerlo más y saber qué le motivó a pintar aquellos cuadros, infecta su alma mientras observa, en silencio, un óleo que el polvo guarda con sumo cuidado. Se detiene cuidadosamente en cada uno de esos colores. En cada sombra. En cada detalle. Imagina el pincel bailando sobre el lienzo, y a él tomando distancia para evaluar su obra, mientras apura el último suspiro de un cigarrillo que muere en su boca. Apenas lo conoció, pero cuánto lo echa de menos.

yayo

Anuncios

Acerca de pauborreda

Periodista en Valencia
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

¿Te ha gustado? ¡Comenta y comparte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s