Una hoja en blanco

Después de unos cuantos meses de cruel abandono, qué mejor manera de retomar este blog que con la colaboración de un gran amigo. Juanvi nos regala esta reflexión, que le viene como anillo al dedo a este tiempo sequía literaria. Como siempre, muy agradecido.

Una hoja en blanco, varios gestos motores complejos, algunos automáticos, otros deliberados, surgidos de los diferentes feedbacks que nuestro Sistema Nervioso nos otorga, una pluma aerodinámica casi angelical, una idea la parte más difícil, y al final un producto, la escritura.
Ha cambiado la escena, lo blanco se entrelaza bajo laberintos de fonemas silenciosos hechos palabras. Sin duda, uno de los cambios de fase más prodigioso que tenemos los seres humanos, de la nada al comienzo del movimiento, a la piedra angular de toda motivación y emoción. Y todo, hecho escritura.
Decir que es un gesto simple, que se deslizan dos estructuras, que existe rozamiento y se impregna la tinta sería sólo una parte. Para mi, es el comienzo de todo, la belleza, el arte, la socialización del pensamiento entre generaciones. Y quizás un bello instante para deleitarse unas horas más tarde con la lectura.
Ahora bien, si el gesto en sí es algo grandioso no debemos pararnos en la ingeniería motora y neuronal que éste implica. Sigamos adelante, profundicemos en la parte más complicada e intrincada: la idea, el pensamiento.
Mi pensamiento hoy rezuma a vino blanco, afrutado, fresco, no exento de alcohol pero sin excesos. Como una melodía sugerente pero que no colapsa de manera barroca el templo de los sentidos. Y esa idea es la primera persona del plural, nosotros. Un nosotros de más de 6800 millones de personas. Sólo eso ha pasado por mi mente de manera fugaz, esa palabra que queda abierta a la realidad de cada uno, a la vivencia de su día, pero que no pretende ser decorado por nada más. No sé si despertará interés ni por cuanto tiempo, pero esto ha sido todo.
Juan Vicente Blázquez Garcés



Anuncios

Acerca de pauborreda

Periodista en Valencia
Esta entrada fue publicada en Blog, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una hoja en blanco

  1. Benjamín Blanch dijo:

    Gracias, Juanvi, por colapsarme de manera barroca. No sé si te sienta mal el calor o las pachangas con jovencitos. Je, je. A partir de ahora, cuando esté delante de la hoja en blanco, me lo tomaré con mucha más filosofia.
    Pau, por favor: ¡CENSURA PREVIA!
    Un abrazo, figuras.

  2. Anonymous dijo:

    Benja eres un crack!! Y sabes que si! Pau sempre un plaer 😉 compartir aquest espai amb tu

¿Te ha gustado? ¡Comenta y comparte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s