Limón ácido

La historia que voy a contaros tiene su comienzo en una calurosa noche de verano, allá por el mes de julio.
Como ya narré en su día, tuvimos la oportunidad de pasar gratis a la mejor terraza chill out de Valencia: L’Umbracle Terraza; no sin antes hacer una pequeña parada en uno de los pubs que están al otro lado del río: el On the rocks.
El ambiente, como podéis imaginar, era de lo más elitista. Al lado de todos aquellos treintañeros trajeados, mis dos queridos amigos y yo parecíamos los “aparcacoches” del local. Pese a todo, nos hicimos el ánimo, y entramos.
Nada más hacerlo, un hombre que superaba con creces la edad media de 30 años que allí reinaba, se acerco a Ángel y empezó a hablar con él.
“Ya le han tirado los trastos”, le comenté yo a Luis, entre risas. Al poco, Ángel volvió con una sonrisa sospechosa y, tras preguntarle por su nuevo amigo, nos dijo: “nos invitan a la fiesta vip de Ferrari”.
Incrédulos, preguntamos por más detalles, y antes de que Ángel pudiera abrir la boca, aparecieron dos rubias despampanantes, nos dieron una pulserita muy elegante a cada uno, y empezaron a recitar, cual contestador automático…
“Como ya sabéis, los días 21, 22 y 23 de agosto, se celebra en Valencia el Gran Premio de Europa de Fórmula 1. Ferrari está buscando gente joven para invitarla al paddock privado de la escudería, con barra libre, entrada a la zona vip del circuito, encuentros con los pilotos e infinidad de sorpresas”.
Sin ni siquiera esperar a oir nuestra contestación, nos pidieron el número de móvil y el DNI. “Recibiréis un sms con todas las instrucciones para ir a por las acreditaciones”. Después de dedicarnos un guiño de ojos de lo más erótico, se fueron por donde habían venido. Nosotros, seguimos a lo nuestro.
La noche acabó sin mayor novedad, y al cabo de unos días sonó el móvil: “INFO. Recoge tu programa personal para el evento de la F1 mañana en el meeting point en el hotel Marina Atarazanas de la av. del puerto desde las 10.30 a 21.30”. Tras agradecer las comas a quién había escrito aquello, y recuperar el aliento, decidí que debía ir a por mi programa personal. Ángel, ya en Canarias, no pudo acudir al meeting point, pero Luis se dignó a acompañarme.
El hotel era de lo más lujoso. Nuestros amigos de Ferrari tenían montado un stand (como así lo llaman) en recepción. Una mesa y cuatro o cinco ordenadores para tres personas, que no daban abasto. La espera mereció la pena. Una chica muy guapa me atendió, no sin antes preguntarme si era mayor de edad. No sé quién de los dos se rió más del otro. “Verás… se trata de una fiesta en la que combinamos racing para los chicos y glamour para las chicas… y sólo pueden ir mayores de 18 años”, intentó excusarse. En cualquier caso, el DNI solucionó el problema.
La joven comprobó en la base de datos que estaba en la lista de los privilegiados (privilegiados para ellos, supongo) y me explicó, una vez más, en qué iba a consistir el evento. “Racing y glamour, ya lo sé”.
Su compañero fue el encargado de darme un pen (ellos lo llaman llave usb) con el programa detallado. Un pdf, con el título de “Friday”, hacía prever lo que guardaba en su interior:
VLC: Valencia Street’s Circuit. Friday, 21th August.
Formula One, Grand Prix of Europe.
El espacio más de moda en el Mundial de la formula uno , la mejor gente de Valencia, ven a degustar la deliciosa combinación de Party & Racing que hemos preparado para ti.
Vive toda la pasión del automovilismo desde la ubicación más privilegiada con una perspectiva única del circuito padock y pilotos.
Disfruta de una selección exquisita de los más sublimes platos de nuestra carta internacional con el acompañamiento de los mejores cócteles y la música más exquisita.
Drescode:
Jugando con los colores blancos, platas y acidos.
Very Important People, está a tu disposición del 10 al 20 deAgosto en AC Valencia, AV. Francia 67,
Valencia o en tu teléfono de contacto +34 608 069 866. Se ruega siempre puntualidad. Es una invitación personal e intransferible y sólo valida para mayores de 18 años.
También incluía el horario de entrenamientos, todo en inglés, por supuesto. Me vi tentado de preguntar si tenían un programa en valencià, pero incomprensiblemente desaproveché la oportunidad de hacerlo.
Después de darme la llave mágica, el simpático señor ferrari, nos explicó detalladamente en qué consistía el código de vestimenta (el drescode, para entendernos). “Jugaremos con la combinación de blancos y platas; y también queremos que llevéis algún detalle en limón ácido o naranja ácido. Los chicos podéis haceros un pequeño tattoo, o un detalle en las gafas… las chicas podéis pintaros las uñas o maquillaros sutilmente con uno de estos colores…” (¡qué diver!, exclamó la que estaba a mi lado. La miré de reojo y vi que llevaba una banderita de España en la muñeca. Suficiente). El chico continuó y, mirándome, preguntó: “¿Sabéis qué colores son el limón y el naranja ácido, no?”. “Por supuesto”, contesté.
Tras darnos mutuamente las gracias, abandonamos aquel extraño lugar y acordamos vernos el día del evento, que casualmente es hoy. Pero aquí estoy, delante del ordenador, escribiendo estas líneas, pudiendo estar codeándome con la élite de la ciudad que, al fin y al cabo, es lo que ellos pretenden.
No sé en qué nos hemos convertido, pero creo sinceramente que este tipo de cosas no están hechas para nosotros… ¡Mejor que las disfruten todos aquellos que sepan qué color es el limón ácido!
Anuncios

Acerca de pauborreda

Periodista en Valencia
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

¿Te ha gustado? ¡Comenta y comparte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s