"E’cclesón" unos sinvergüenzas

Resulta curioso lo que hace el dinero. Quizá más que curioso, sorprendente.

A mitad de agosto, nuestra gran ciudad, sede española (y cuando digo española se me llena la boca) de la Fórmula 1, acogerá los circuitos de no sé qué campeonato.
Mira tú por dónde, precisamente en su país, el pobre Fernando Alonso no podrá competir. Parece ser que tiene un equipo de mecánicos ineptos que a punto estuvieron de pegarle un susto a cualquier otro pobre piloto (que, digo yo, ¿sería demasiado cruel pensar que esa rueda fue mal apretada a propósito?).

En cualquier caso, eso es tema aparte. La cuestión es que nuestro piloto (y digo nuestro porque nos representa a todos nosotros, a todos los españoles) no podrá competir en nuestro país. Por una cosa o por otra, “Alonso no correrá en Valencia”, que bien podría ser y fue la portada de cualquier periódico nacional.

Hasta aquí todo medianamente normal. Pero a los pocos días de conocerse la trágica noticia que os acabo de relatar, se lanza otra no menos impactante. Michael Schumacher, quien fuera el piloto más laureado de la historia, y retirado desde 2006, anunciaba que volvería al asfalto para sustituir a su (ex)compañero Felipe Massa. Y lo haría precisamente aquí, en Valencia, donde no olvidemos que no correra nuestro querido Fernandito.

Llamadme excéntrico, retorcido o mal pensado… Pero, precisamente en estos tiempos difíciles que corren, con una coyuntura económica tan delicada, y sabiendo además que el único piloto español no iba a estar presente en el campeonato que se celebra en su país… ¿acaso no resulta, cuanto menos lógico, cuestionarse que alguien haya hecho coincidir el retorno de Schumacher con la ausencia de Alonso?

Contando con que (bastante) más de la mitad del turismo nacional que iba a venir a Valencia a ver el Gran Premio, lo hacía por ver al asturiano; y que probablemente de no estar él, las gradas de nuestro precioso circuito urbano iban a sufrir un más que notable descenso de público… ¿de verdad es tan retorcido preguntarse: y si es que Schumacher vuelve únicamente para que al menos haya un mísero argumento para comprar una entrada?
¿Alguien se cree que el Kaiser prefiere venir a pasar calor a Valencia, en pleno mes de agosto, pudiendo estar en una isla perdida con un mojito en la mano?

No sé por qué, pero me huele que “la pela, es la pela”. Y quedaría muy feo ver a Lobato haciendo un speech con las gradas a su espalda, medio vacías. Después de todo el esfuerzo y sacrificio que nuestra Rita ha puesto para que esto salga lo mejor posible. Después de todo el empeño por construir una “Valencia del futur”…

¡A los boxes!

Anuncios

Acerca de pauborreda

Periodista en Valencia
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

¿Te ha gustado? ¡Comenta y comparte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s