Crónica de una noche antiFIB

16.00 Con un billete de ida y vuelta a Benicassim, un bocata, poco dinero y muchas ganas de fiesta, pusimos rumbo hacia el FIB. El tren salía a las 17.00 y volvía a las 9.00 de la mañana siguiente. Sin entrada y con una sola idea (absurda) en la cabeza: hacer una foto cada hora.

17.00 El viaje no fue todo lo cómodo que podría haber sido, pero un regional no daba para más. Una simpática señora amenizó el trayecto. Como no podía ser de otra manera, el básquet fue el tema de conversación más recurrente.

18.00 La estación de Benicassim estaba un poco más lejos de lo esperado. A unos 15 minutos del recinto, pero a más de media hora del resto de la civilización. La primera idea era ir a la playa. Nos esperaba un largo paseo.

19.00 Llegamos al pueblo después de haber inspeccionado levemente las afueras del FIB. El ambiente era realmente espectacular. Lleno de gente (sobretodo guiris) que se apelotonaba a las puertas de un Mercadona bastante céntrico. Desestimamos la opción de entrar y seguimos hacia la playa en busca de otro supermercado. Acabamos en un ultramarino, en medio de inmensos bloques de apartamentos veraniegos.



20.00 Llegamos a la playa. Cenamos y bebemos allí. La idea de Ángel (bebernos una de las dos botellas de vodka-naranja sorbo a sorbo, por turnos y sin parar) parece tener los efectos esperados a corto plazo.

21.00 He aquí los efectos. Se empiezan a oir las primeras tonterías, como que aquel humo que se ve a lo lejos debe de ser “de una torrá en un chalet de por ahí arriba”. Abandonamos la playa en busca de la torrá.

22.00 La torrá en cuestión resultó ser un incendio en la zona de acampada del festival. Como diría Franz Ferdinand la noche siguiente, “this fire is out of control”. Pero la fiesta continuaba.

23.00 Pese al fuerte viento conseguimos llegar a la explanada en la que estaban las puertas del recinto, es decir, nuestro final del camino. Allí se dieron cita una elevada cifra de jóvenes de todas partes. En la foto, con Sophie, una simpática neozelandesa, que hizo que el cursillo intensivo de inglés sirviera para algo.

00.00 Medianoche. En esta foto, con el que sin duda fue el personaje más entrañable de todo el viaje. Se consideraba a sí mismo un poeta, bohemio y vividor. “¿Buscas un sentido a la vida? Bonita forma de perderla”, acertaba a decir su camiseta.

01.00 He aquí la antítesis a nuestra noche. Unas malagueñas que habían ido a disfrutar de la fiesta los cuatro días, en avión y alojándose en un apartamento en segunda línea de playa. Otro nivel…

02.00 Las fuertes ráfagas de viento obligan a suspender el concierto estrella de la noche: Kings of Leon. La gente empieza a marcharse de la explanada, pero a nosotros nos quedaban todavía siete horas de larga noche. Decidimos continuar la fiesta en el pueblo, de pub en pub.

03.00 No, esta no es la foto de las cinco de la mañana. A las tres decaímos un poco, pero “Servesita fría un euro” nos ayudó a mantenernos despiertos un rato más.

04.00 Si te pasas, te lo pierdes.

05.00 Se nos acabaron las pilas. Segunda genial idea de Ángel: “vamos a la estación a dormir, que seguro que está abierta, y cuando nos despertemos ya estamos allí”. El único problema es que la estación estaba cerrada. Nos tocó dormir en el suelo, realmente congelados de frío, abrazaditos unos a otros.

06.00 Con el viento y el frío era imposible conciliar el sueño. Tan sólo podíamos mirar con los dientes largos a los ingleses que dormían en una tienda de campaña, tapaditos con mantas, a medio metro de nosotros.

07.00 Tras una cabezadita de diez minutos, nos despierta alguien. Van a abrir la estación. Dormimos sentados en los bancos de dentro. Al menos no hacía frío, pero casi prefería el suelo.

08.00 Dormimos, unos más que otros.

09.00 Sale el tren y seguimos durmiendo, esta vez un poco más cómodos. El viaje de vuelta se hace bastante llevadero. Nos despertamos ya en Valencia.

10.00 Llegamos a casa. Ha sido duro y no ha habido concierto, pero sin duda ha merecido la pena. El año que viene más.

Anuncios

Acerca de pauborreda

Periodista en Valencia
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Crónica de una noche antiFIB

  1. Anonymous dijo:

    Deberíais haber convivido más con la gente del sur, sé de lo que hablo jejeje! son muy valientes ;)JVBG

  2. Anonymous dijo:

    bueno, un poco pronto os cansasteis, no? jiji
    me lo esperaba más destroyerr!
    el finde que viene voy yo 🙂
    saludooosss

¿Te ha gustado? ¡Comenta y comparte!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s